En una de sus películas "Las chicas de la Cruz Roja", el recientemente fallecido actor Tony Leblanc interpretó una escena que por su ingenio y lucidez encaja a la perfección en el tan manido asunto del valor del profesional de la creatividad y el diseño como gestor de la imagen de empresa.